20 feb
2011

El teléfono roto

Hace unos años tenía un jefe que en las reuniones de empresa siempre insistía en que si teníamos cualquier duda o inquietud sobre la política, objetivos o cualquier cosa que tuviera que ver con la empresa, le preguntáramos a él directamente, que nos lo explicaba sin problemas las veces que hiciera falta.

Quería evitar lo que él llamaba “el teléfono roto”: la degradación de la información al pasar por muchas personas. Es esta degradación la que hace (aún de manera involuntaria) que la información se tergiverse y los rumores vayan tomando formas cada vez más alejadas de la inicial.

Total que un día en la web, vi este video genial. 500 personas, una tras otra, dibujan lo que se han encontrado de la persona anterior. La primera se encuentra una línea recta.

A Sequence of Lines Traced by Five Hundred Individuals from clement valla on Vimeo.

La moraleja puede ser esta. Si quieres que tu mensaje no se desvirtué y se entienda:

  • Hay que transmitirlo de manera clara.
  • Hay que transmitirlo a todos.
  • Probablemente habrá que transmitirlo y explicarlo varias veces.

De lo contrario, lo que tendrás al final no será un mensaje, será un engendro y probablemente querrá decir lo contrario de lo que te gustaría.

Saludos cancamuseros!

16 feb
2011

De conflictos e incendios forestales

incendio

Podría decir incendio forestal o cáncer, pero sería lo mismo, básicamente es algo que empieza muy pequeño, pero que si no lo cortas a tiempo va creciendo como una bola de nieve y se convierte en un problema difícil de manejar.

En los conflictos en la empresa hay que actuar de la misma manera, si se detecta un conato de incendio hay que intentar solucionarlo cuanto antes, bien mediante una acción concreta o bien marcando una “hoja de ruta” que contemple escuchar a las partes y tenga idealmente un calendario marcado con reuniones, acciones, etc. que tranquilice a las partes exaltadas y que les dé el feedback inequívoco de que se les escucha.

Si no lo haces pueden pasar dos cosas: una es que tengas mucha suerte y el fuego se apague solo: por la inercia del trabajo, por un acontecimiento que lo eclipse (las vacaciones de verano o de navidad) . Lo que suele pasar, y más en estos momentos de descontento generalizado, es que la gente acabe canalizando frustraciones que pueden no tener necesariamente que ver en ese tema y que el fuego crezca hasta hacerse incontrolable: Dimisiones, bajo rendimiento, desmoronamiento de la moral…

El caso extremo es cuando el descontento se manifiesta por canales masivos (listas de correo a nivel empresa, blogs corporativos, etc.) o incluso públicos. En esos casos la reacción debe ser inmediata, dado que, de no serlo, por un lado se transmite a la gente un mensaje de “desapego/despreocupación” hacia sus demandas, la imagen de la empresa se ve dañada y la frustración se extenderá a gente inicialmente no afectada.

La gente ha de sentirse escuchada primero y luego se ha de ver si las demandas que hacen son o no razonables y, en su caso, si se pueden o no satisfacer, pero lo que nunca se puede hacer es ignorarlas y hacer como si no existieran, pienso que se debe explicar los motivos de proceder de una determinada manera:

A la mente humana no le gustan los vacíos y cuando se los encuentra, tiende a llenarlos con supuestos y puede que el relleno no sea el más adecuado para el clima de tu empresa.

Saludos cancamuseros!

Seguir a enriquin en Twitter View Enrique Blanco's profile on LinkedIn

En ocasiones veo business

Este es el blog personal de Enrique Blanco, Ingeniero Informático y Executive MBA por el Instituto de Empresa, donde trataré temas relacionados con la tecnología, las empresas, Internet y, en general, cosas que me resulten interesantes.

Actualmente trabajo como consultor en Aventia y soy uno de los socios fundadores y el responsable técnico de Deportempresas.

Últimos Comentarios

Comment RSS

Histórico