26 dic
2010

Feedback y torres de marfil

Leyendo a Peter F. Drucker me ha llamado la atención, por lo obvio y a la vez lo poco frecuente, la importancia que da al feedback de los colaboradores, básicamente viene a decir lo siguiente:

En todos los sitios que los “trabajadores del conocimiento” tienen buen rendimiento, los managers se sientan con sus colaboradores (de cualquier nivel) a preguntarles cosas como:

  • ¿Qué debería saber la directiva de la empresa acerca de tu trabajo?
  • ¿Qué tienes que decirme acerca de la empresa?
  • ¿Dónde ves oportunidades que no explotamos?
  • ¿Dónde ves peligros que no hemos visto?
  • ¿Qué quieres saber de la organización?

A veces es sorprendente la diferencia de visión que existe de una misma organización y de su entorno entre los “estratos” altos y bajos de la empresa, y no son pocas las veces en las que se llega tarde o directamente se pierden oportunidades que, siendo bien conocidas por los niveles más básicos de la organización, no son percibidas por los niveles más altos.

Para recibir este tipo de feedback hace falta la suficiente humildad por parte de los directivos como para asumir que un consultor pueda discrepar con ellos respecto a un tema que pueda parecer fuera de su ámbito. Pero la verdad es que, muchas veces, el consultor, por estar en contacto directo con el cliente y los demás competidores, puede percibir los cambios en el entorno antes de que tengan una magnitud suficiente para que transciendan a las “altas esferas”.

Lamentablemente (a quién no le ha pasado) lo más normal es que cuando propones un cambio te digan algo como “lo que dices está muy bien, pero no es real/no se puede hacer/las cosas no funcionan así”. Muchas veces al año siguiente y arrastrados por el mercado tienen que hacer exactamente lo que propusiste, pero partiendo de una posición retrasada y con competidores ya posicionados y reconocidos en el mercado.

Evidentemente dirán que ahora “noslomismo”. Y así nos luce el pelo.

Afortunadamente, en muchas organizaciones ,parece que esto está cambiando y se realizan iniciativas más o menos serias y formales para recabar esas ideas y opiniones de los empleados, pero nos queda ver si el paso del tiempo hace que esto se integre en la cultura empresarial o simplemente se quede en una operación de maquillaje e imagen interna.

Saludos cancamuseros!

No se aceptan más comentarios
Seguir a enriquin en Twitter View Enrique Blanco's profile on LinkedIn

En ocasiones veo business

Este es el blog personal de Enrique Blanco, Ingeniero Informático y Executive MBA por el Instituto de Empresa, donde trataré temas relacionados con la tecnología, las empresas, Internet y, en general, cosas que me resulten interesantes.

Actualmente trabajo como consultor en Aventia y soy uno de los socios fundadores y el responsable técnico de Deportempresas.

Últimos Comentarios

Comment RSS

Histórico