31 dic
2010

Si es imprescindible, prescinde de él

A menudo nos encontramos organizaciones en las que una determinada persona parece ser imprescindible, es el engranaje sobre el que toda la actividad pivota, nada funcionaria si no es por él, encaja como la última pieza del puzzle:

pu2

A veces, conforme las organizaciones van creciendo y adaptándose a los cambios, los puestos se van moldeando a las características de las personas que los ocupan, de tal manera que el “fit” entre determinadas personas y sus puestos es total.

Esto que, en principio, puede parecer beneficioso es un riesgo muy a tener en cuenta, ya que el puesto al dejar de tener un carácter marcadamente funcional y “personalizarse” será muy difícil de cubrir en un futuro cumpliendo el nivel de expectativas generado por su anterior inquilino.

En general, si vemos que candidatos que parecían idóneos fracasan una y otra vez en un puesto determinado, tal vez lo mas prudente sea rediseñar ese puesto, dado que probablemente estuviera moldeado a la medida de una persona que ya no lo ocupa.

Tenemos que analizar que habilidades requiere, que relaciones dentro de la organización implica, que objetivos debe cumplir… En resumen que parte del engranaje de la aplicación representa.

Muchas veces debemos hacer refactoring de parte de la organización para hacer que su funcionamiento sea mas sencillo y podamos tener puestos que dependan mas de las habilidades y menos de las personas específicas que las llevan a cabo.

Por regla general, cuando un jefe dice que un subordinado suyo es imprescindible puede ser por:

  • Él es un mal jefe y quiere mantener al empleado porque es quien asume el trabajo y le saca las castañas del fuego.
  • Él es un mal jefe y no ha sabido estructurar a sus colaboradores de tal modo que su parte de la organización tenga una dependencia total de una persona en concreto. Esto, en los tiempos de movilidad laboral que vivimos, es un peligro grandísimo, es un secuestro con rehenes.
  • Él es un mal jefe y trata de proteger al empleado porque no confía en que lo haga bien en otras partes de la organización.

Así que cuando os digan que alguien es imprescindible… Yo miraría mal a su jefe. Seguro que no lo está haciendo muy bien.

Saludos cancamuseros

Comentarios (1) -

Jordi
Jordi
01/01/2011 8:26:33 #


Hum llevo cinco minutos en bavia pensando qué podía comentar, pero parece que aún no he asumido esto de la nueva década, así que lo dejo para otro día.
Feliz año!

Pingbacks and trackbacks (1)+

No se aceptan más comentarios
Seguir a enriquin en Twitter View Enrique Blanco's profile on LinkedIn

En ocasiones veo business

Este es el blog personal de Enrique Blanco, Ingeniero Informático y Executive MBA por el Instituto de Empresa, donde trataré temas relacionados con la tecnología, las empresas, Internet y, en general, cosas que me resulten interesantes.

Actualmente trabajo como consultor en Aventia y soy uno de los socios fundadores y el responsable técnico de Deportempresas.

Últimos Comentarios

Comment RSS

Histórico